#Anonymous y sus tentáculos y brazos armados, lulzsec, sector404, etc etc, son como hienas, se devoran entre ellos mismos, previas ceremonias mutuas de sodomización…

Fuente: NacionRed
Artículo de Arnau Fuentes 9 de marzo de 2012 | 20:05
Las detenciones de miembros de LulzSec del pasado martes 6 de Marzo fueron debidas a que su auto-nombrado líder Sabu les delató al FBI ya que, al parecer, trabajaba para ellos desde el pasado verano. Pero, ¿cómo terminó Sabu trabajando para el FBI?
Pues resulta que una antigua componente de Anonymous, Jennifer Emick, logró poner cara, nombre y apellidos al nickname Sabu. Concretamente, Hector Xavier Monsegur, un puertorriqueño de 28 años, en paro y con dos hijos.
Emick participó en algunas manifestaciones de Anonymous en contra de la iglesia de la cienciología allá por 2008, pero cuando el grupo pasó a realizar sus conocidos ataques de denegación de servicio, se desencantó y lanzó un par de críticas que no gustaron nada.
Emick se unió a un grupo de antiguos integrantes de Anonymous descontentos, Backtrace Security, cuyo fin es dedicarse a delatar a miembros de Anonymous. Un amigo de Emick consiguió un fichero de logs de un canal de IRC en que miembros de LulzSec, incluido Sabu, comentaban el caso de la intrusión en los servidores de HBGary, en febrero de 2011.
Rebuscando por los registros del chat, Emick encontró un nombre de dominio curioso, que le llevó a un subdominio que contenía un mirror de una página web en la que Sabu publicaba fotos de su Toyota AE86, para enlazarlas desde una red social para amantes de los coches. A partir de ahí, logró encontrar la página de Facebook de Monsegur, la identidad real de Sabu.
En Marzo, Backtrace Security publicó una lista con nombres reales de integrantes de Anonymous, incluyendo a Hector, lo que les valió una llamadita del FBI pidiéndoles que retiraran la información de la web y se la entregaran.
Ya en junio, en Backtrace se sorprendieron que Sabu desapareciera de la noche a la mañana sin dejar rastro, pero aunque ellos habían estado siguiendo sus actividades y manteniendo la comunicación con la agencia federal, no supieron explicar esa desaparición.
La cosa es que el 7 de Junio de 2011, los federales lograron detener a Sabu, que pasó a disposición judicial hasta Agosto, en que se declaró culpable de los doce cargos que le imputaban. Esos cargos incluían la participación de Monsegur en acciones de Anonymous y LulzSec como el ataque a HBGary, The Tribune y la FOX, así como cierta relación en algunas actividades de apoyo a los rebeldes en la Primavera Árabe, en que se atacaron los servidores gubernamentales de Argelia y Túnez, y también de intentar acceder de forma ilegal a servidores de los gobiernos del Yemen y de Zimbabwe para encontrar vulnerabilidades.
Como no quería ir a la cárcel y que sus dos hijos tuvieran que pasar por la experiencia de ver a su padre encarcelado, accedió a trabajar para el FBI, que sustituyó el ordenador de Monsegur por otro que ellos controlaban. Y así fue como Sabu se pasó al lado oscuro.
Y llegó el momento Stratfor
Pero la cosa no terminó aquí. Jennifer Emick cuenta que el affaire Stratfor no está demasiado claro, e incluso apunta que todo podría haber sido preparado, una especie de cebo para que los Anonymous picaran y poder empezar a detener a más gente, ya que parece que desde Stratfor tuvieron conocimiento el mismo día de la brecha que terminó con la publicación de información sobre la agencia privada de seguridad e inteligencia.
Se ve que Sabu ‘volvió’ a la actividad, y eso levantó suspicacias entre la comunidad, que empezó a recelar de su antiguo colega especialmente cuando les emplazó a usar su servidor privado, alertándoles que sus ordenadores estaban controlados por el FBI, cuando en realidad era al revés.
Muchos empezaron a borrar discos duros, rastros y huellas para cortar cualquier posible relación con Monsegur, y empezaron a atar cabos, reconociendo que Emick identificó correctamente a Sabu, lo que le valió, a Jennifer, algunas críticas (así como la creación de un blog de burla y de una entrada propia en la Enciclopedia Dramática en la que se pinta a Emick como una narcisista con delirios de grandeza), como la que lanza But Housh, otro antiguo Anonymous:
Los datos apuntan a Backtrace Security. Eso cabrea a mucha gente, porque a ninguno de nosotros nos caen bien.
A partir de aquí, y ya en febrero, empezaron las detenciones en Anonymous que incluyeron a dos españoles y 21 latinoamericanos en el ambito de la operación policial internacional Exposure.
Y ya para terminar, las detenciones culminaron el pasado lunes, con cinco antiguos miembros de LulzSec detenidos entre el Reino Unido y los Estados Unidos de América, y el contra-ataque de Anonymous contra Panda Security.
Seguramente la historia no acabe con esos cinco detenidos. Anonymous, LulzSec, Antisec y otros grupos seguirán funcionando, y las relaciones humanas seguirán siendo tan complicadas como hasta ahora, a expensas de sentimientos encontrados que pueden causar que, dos personas que hasta anteayer fueron amigas del alma, pasado mañana terminen traicionándose la una a la otra. Y también que, como dice la ranchera, “a los zorros más astutos los atrapan con su gente“.
Via | Owni