El mundo perdió la guerra legal contra la pornografía infantil. Bulletín…


Este mensaje va dirigido a padres, adolescentes y la infancia del mundo, para que busquen su autoprotección y definitivamente no esperen nada de quienes tienen el deber de defenderles e instruirles. A ellos les han atado sus manos .
La evidencia más reciente y contundente, es la situación de indiferencia y permisividad en Twitter hacia los depredadores sexuales de niños en sus modalidades, desde la más “aparentemente” inofensiva hasta las peores de ellas, de las cuales calificativos no alcanzan para definirlas, condenarlas, aborrecerlas y combatirlas.
Cuestión similar a la sucedida en facebook y demás redes sociales conocidas y fenómeno social que se nos volvió de lo más cotidiano, al punto de haber prácticamente tolerado el accionar de los depredadores sexuales de niños.
La pedofilia rampante, la pornografía de adolescentes camuflada en falsos perfiles de  “gay-boys” liberados o salidos del clóset, que no son más que adultos depredadores sexuales  de ingenuos y confundidos niños, que son abordados, añadidos como amigos, adulados, seducidos y finalmente utilizados como carne y carnada de otros niños y adolescentes que “solo quieren encontrar respuestas a sus preguntas sobre su sexualidad”.
Twitter se convirtió pues, en el caldo de cultivo ideal para que pedófilos, pederastas, pornógrafos infantiles y traficantes de niños, puedan realizar sus fantasías sexuales, encuentros forzados y adelantar sus negocios sin que nada ni nadie se les atraviese.
Porqué ni las policías del mundo y tampoco ninguna de las agencias de inteligencia internacionales son competentes para investigar las entrañas de Twitter?
La respuesta es sencilla y contundente: porque tienen cuentas y perfiles en esa red social, que de oponerse a las políticas del sitio o pedir explicaciones acerca de su permanente permisividad frente a la exposición del abuso sexual de niños, se verían enfrentados a perder esas cuentas y perfiles.
El miedo se ha apoderado entonces de la sociedad? El temor a perder sus “seguidores”, los  incondicionales amigos desconocidos que les informan sobre movimientos sospechosos en la red  se vería disminuido. Prácticamente no estarían “a la moda”, perder una cuenta en Twitter les significaría a ONG’s, policías del mundo, organizaciones de lucha contra la pornografía infantil y la pederastia, estar fuera de onda y ser condenados a desaparecer o ser despreciados.
Veamos con evidencias, algunos ejemplos, de los miles de autoridades y otro tanto de organizaciones que,  si llegaran a investigar a Twitter, “PERDERÍAN SUS CUENTAS“,  no lo hago de manera ofensiva, mucho menos retando las autoridades, pero si, para que reflexionen, si es más importante tener 10.000 seguidores que muchas veces solamente los insultan y desorientan, o velar por un deber que les es inherente a su actividad pública de defender la infancia, que debería ser por cuestiones instintivas antes que por deber policial o encargo de la sociedad.
Y porqué desprecian y subestiman a quienes enfrentamos sin miramientos ni consideración, a estos violadores de derechos humanos y que cometen delitos de lesa humanidad? Tal como es el  abuso sexual a niños y niñas y las modalidades en las cuales comparten, comercian, eternizan y degradan a la humanidad mediante el disfrute audiovisual, es decir, lo que comúnmente se llama “consumo de pornografía infantil”.
Y en esta trampa económica que desprecia la infancia, han caído hasta los más modernos salvadores y mesías del mundo, los apodados Anonymous, la más grande pandilla de mantenidos y  oportunistas del planeta en toda su historia, ellos tienen cientos de cuentas, así que no moverán un dedo para  evitar que en Twitter se siga haciendo apología al abuso sexual de niños  y exponiendo gráficamente sus trofeos sexuales los pedófilos y pederastas. Es más, estos farsantes Anonymous en sus operaciones contra la pornografía infantil lo que hacen es multiplicar los mensajes, fotografías y links a otros sitios que exponen los “inofensivos pedófilos”, esta parece ser la política asquerosa y degradante que Twitter aplica a estos engendros, “la libertad sexual en Twitter” también cobija a la pedofilia, pues ha resultado que pareciera que los defienden a pesar de las evidencias reportadas.
Qué saben del abuso sexual los moderadores y administradores de esta red social? Qué capacitación profesional han recibido para atender las denuncias? Ellos han conocido de antemano alguna base de datos que les oriente sobre niños que en muchas ocasiones han sido  secuestrados, violados y asesinados por sus victimarios? Miles de niños que son expuestos con prendas íntimas en poses evidentemente sexuales y que para los administradores de Twitter son ingenuas criaturas, son realmente pequeños que fueron o son sometidos a los peores vejámenes sexuales, pero que se valen del viejo truco de las fotos “cool” que son imágenes en apariencia de desapercibidos niños y niñas pero que pertenecen a lo más corrompido de las series pornográficas de los oscurísimos submundos de la pedofilia y pederastia.
Quién vigila finalmente a Twitter? Se toman las autoridades tan frescamente su labor dejándole el trabajo a los mismos administradores de este sitio? Están preparados psicológicamente en Twitter quienes tienen la labor de analizar, reportar y eliminar las evidencias que encuentren? Ese trabajo se lo dejan simplemente a técnicos informáticos que no tienen pensamiento diferente a defender su empresa? Que calidades humanas poseen en Twitter quienes tienen como misión recibir la información de imágenes de violación, abuso, tortura u homicidio de niños? A quien reportan? Cómo limpian sus pensamientos y mentes? O es que cicatrizan sus espíritus? Porque es lo que pareciera que hacen, al permitir que la pedofilia se haya tomado esta red social con tanto sigilo y la permisividad de sus “autoridades civiles” representadas en dos correos electrónicos, que son robóts informáticos que responden con un número de serie, si llegaran a eliminar los perfiles lo que hacen es reemplazarlos por la dirección electrónica: “cuenta suspendida”, y una imagen cotidiana de la página  inicial, pero las fotos y los enlaces continúan en línea.
Quién responde ante esta denuncia?
Lo que es verdaderamente importante para los magnates es que su sitio siga produciendo dinero, que mediante los mensajes directos o mensajes personales se siga intercambiando y comercializando la pornografía infantil y utilizando la herramienta de “Twitter protegidos”, donde ya no tienen reparo de exponer sus inclinaciones y como señal gráfica, fotografías de niños y niñas que han sido usados y abusados sexualmente, en series reportadas que las autoridades han perseguido incluso por años.
La guerra legal contra la pornografía infantil se perdió hace mucho tiempo ya.
Para que seguir dilatando la verdad?
Lástima por la infancia, el futuro no es tan promisorio como lo auguran los genios de las redes sociales, a quienes solo les importa, llenarse los bolsillos de euros y dólares, sin que los niños ni las niñas del mundo les importen algo.
Abran sus mentes y sus corazones, el futuro está ante sus impávidos ojos y se lo están devorando los solapados pedófilos, que son la avanzada de los pederastas y pornógrafos infantiles, que llenan sus arcas mediante el uso de una red social, que de nuevo, como facebook, sus creadores y administradores simplemente se convirtieron en “genios al servicio del mal”: los vasallos del nuevo orden mundial, la segunda línea compuesta por magnates de medio pelo, tienen nombre y no se avergüenzan de exponerlo. Para jack