From: Justina Gadliauskaite
Date: 2010/5/16

Subject: Ayudad!
To: antipedofilia.org@gmail.com
Gente de Lituania decepcionada con la justicia pide ayuda de todos los periodistas del mundo.
La situacion es esta: un padre valiente Drąsius Kedys hace dos años tuvo una “guerra” con la justicia contra la pedofilia que el mes pasado lo llevo a la muerte.
Su hijita ha sido vendida a los pedofilos por su compañera sentimental a la cual despues del asesinato del padre la justicia le ha devuelto la niña.
Esto lo han hecho antes de terminar el juicio de la pedofilia. Esta noche delante de la casa de los tutores de la niña se estan reuniendo gente de toda Lituania para protestar que la niña sea devuelta a las manos de pedofilos.
Pidamos a todos los medios de comunicacion de todo el mundo, a ver si nos ayudan con este problema!Puede que así podamos mover a los pedofilos de nuestro gobierno y de las instituciones de justicia.La vida de la niña esta en nuestras manos!

(1972 – 2010 )
Herojus
La historia de Drasius Kedys podría servir de guión de cualquier película de Hollywood, pero ante todo debería hacernos reflexionar.
Drasius, lituano, está divorciado. Un día su hija Deimantė de 4 años le cuenta que no quiere que un señor la siga visitando en casa de su madre. El señor, al que la niña llama Andrius, según cuenta la niña le obliga a lamer su pene, la empuja con el (la niña usa una palabra entre críos para nombrar el pene), y la cubre de crema. Luego la lavan. Dice a su padre que a ella no le gusta, que “huele a caca”. La niña le comenta que a veces a Andrius le acompaña un tal Jonas y un tal Aidas, y que a su madre la dan dinero. Todo esto lo cuenta en una carta que ha sido publicada en algunos blogs lituanos. E incluso aparecen vídeos de la declaración de la niña que pueden hacer temblar a cualquiera con lo que cuenta y que creo que son lo suficientemente claros sobre que le contó a Drasius su hija. Un testimonio en directo de una victima de abusos.
Drasius comprueba que el visitante llamado Andrius resulta ser Andrius Usas, portavoz del parlamento lituano. Jonas resulta ser Jonas Furmanavicius, juez en Kaunas, sin poder identificar al tercero. Finalmente pone el caso en la justicia reclamando un millón de Litas (cerca de 290.000 Euros), según Drasius, con el objetivo de destapar todo el caso y castigar a los culpables.
Sin embargo después de 3 interrogatorios a la niña, donde se reafirma en lo que contó a su padre, y que 10 psicólogos dictaminaran que la niña no mentía y no fantaseaba, nada sucede. El juez encargado del caso dictamina que no la niña no sufrió abuso. El juez Jonas no fue interrogado por el caso siquiera, puesto que los jueces allí tienen inmunidad y sólo el fiscal general de Lituania puede abrir una investigación así. No lo hizo.
Drasius calificó aquello con estas palabras “No son humanos. Son demonios”. Así mismo denunció ante los medios lo que él calificó de un grupo organizado de pederastas entre políticos, jueces y en lo más alto del gobierno y las clases sociales.
La historia toma un giro cuando el juez Jonas es asesinado por 4 disparos. El mismo día apareció e cuerpo de una sobrina del juez de 29 años, llamada Violeta y que vivía como novia/compañera del juez, también asesinada. La policía calificó las muertes como el asesinato de un profesional. Hay quien ve relación entre las denuncias de Drasius, quien algunos han afirmado que pertenece a la mafia. Sin embargo la actividad y procesos del juez Jonas contra el tráfico de droga podría ser la causa del asesinato. Todas miradas se han vuelto contra Drasius, a pesar de que tras un año de investigación no se ha podido probar su relación con el crimen, que permanece huido desde entonces, al parecer en algún lugar de Polonia… 

DRĄSIAUSkelias – + PRADŽIA +
www.drasiauskelias.lt

Sūnus, brolis, tėvas, kovotojas … Tai žmogus kovojęs su savo dukrelės skriaudikais, prievartautojais. Ieškojęs teisybės visais įmanomais, teisėtais būdais. Tačiau mūsų korumpuotoje Lietuvos teisėsaugos sistemoje rasti teisybę, kaip įrodė Drąsius, yra neįmanoma. …
Ray Tang British Press fotografas Protestas