La impunidad parece campear, esta vez, desde las altas esferas de la sociedad Portuguesa, y miren las arandelas: Conexión USA. LLevaban los niños a Estados Unidos para satisfacer las necesidades sexuales de pedófilos norteamericanos.
Desde los años setenta hay constancia de la entrega de niños de la Casa Pía para orgías y filmaciones en EE UU.
Las caras de los depredadores sexuales de niños:
REPORTAJE: EL ESCÁNDALO DE LA PEDERASTIA
Aberraciones en una casa no tan pía
El juicio más largo de la historia de Portugal llega a su fin.
El tribunal fallará sobre cientos de abusos a menores

Los relatos de las víctimas son aberrantes. “Fue una experiencia que me marcó mucho. Estaba vigilado las 24 horas del día. Vivía en una especie de prisión, y en ella sufrí abusos durante muchos años”, ha contado Ricardo. “Sentí odio cuando les vi allí, enfrente. Los habría matado si hubiera podido”, ha reconocido André, al recordar su encuentro con los violadores durante el juicio. Algunos de aquellos muchachos buscaron el suicidio. Uno se lanzó desde un segundo piso. El Estado acabó indemnizándolos con 50.000 euros a cada uno, pero la mayoría de los acusados, personas muy influyentes, está libre. Eso es todo, hasta ahora, en el proceso de la Casa Pía, el más largo y siniestro de la historia portuguesa, que esta semana entró en la fase de alegaciones finales. La obstrucción de la policía y las presiones sobre los jueces han sido moneda común en la evolución del escándalo…


En mayo de 2003, el escándalo adquirió proporciones alarmantes y puso en la picota al número dos del Partido Socialista, Paulo Pedroso. Detenido por abuso sexual de menores, a los cuatro meses fue liberado y regresó como un héroe al Parlamento, donde conserva su escaño de diputado.
Ferreira Diniz, médico de 54 años, está acusado de 18 delitos de abuso de menores; Manuel Abrantes, 54 años, antiguo director adjunto de la institución, responde por 43 delitos de abuso de persona interna, 5 de abuso sexual de menores, 2 de lenocinio y 1 de fraude; el abogado Hugo Marçal, 48 años, está acusado de 22 delitos de lenocinio y 14 de abusos sexuales; y Gertrudis Nunes, 66 años, es la dueña de la casa de Elvas, junto a la frontera con Extremadura, donde se organizaban orgías con menores. Son en total siete procesados. Los tres jueces del tribunal -Ana Peres (presidenta), Ester Santos y Jose Manuel Lopes Barata- tendrán que dictar sentencia cuatro años después del comienzo del juicio.

Processo decorre no Tribunal de Monsanto
Casa Pia: José António Barreiros deixou de ser advogado das vítimas
16.02.2007
O advogado José António Barreiros cessou hoje funções como representante das vítimas da Casa Pia e da instituição no processo de abuso sexual de menores que está a ser julgado no Tribunal de Monsanto, em Lisboa, revelou o próprio à Lusa.
Dossier: Processo Casa Pia