Diariamente se pide a gritos que se demuestre la realidad verdadera de los flagelos que azotan a la niñez, porque hacer ojos ciegos cuando estas salen al aire y muy pocas personas del común las avalan? Si no es a quienes investigan y luchan en contra del delito de abusos sexuales en niños en sus diferentes modalidades a quienes debemos atender y creer, entonces a quien?

Fuente Original
Tarragona a la cabeza de Catalunya en detenidos por pedofilia en la Red
En lo que va de año han sido arrestadas 42 personas por Policía Nacional y Guardia Civil, más que en Lleida y Girona juntas
By Xavier Fernández José – 20/10/2008 07:38

Más de 250 investigaciones realizadas en Catalunya, sólo por la Policía Nacional, sin contabilizar las de Guardia Civil y Mossos; 12 millones de archivos; 200.000 vídeos, 6.200 CDs y DVDs, 320 discos duros, 600 ordenadores fijos y otros 160 portátiles con imágenes espeluznantes incautados, siempre hablando sólo de Catalunya… Son las cifras de un delito, el de la pornografía infantil, con adictos entre todas las clases sociales. En lo que va de año, la Policía Nacional ha detenido a 152 personas . En el mismo periodo del año pasado fueron 54. La Guardia Civil ha capturado a 28 pedófilos y los Mossos, entre septiembre de 2007 y septiembre de 2008, a entre 150 y 200.De los 152 arrestados en 2008, por la Policía 91 de ellos fueron en Barcelona, 34 en Tarragona, 16 en Girona y 11 en Lleida. Y de los 28 capturados por la Guardia Civil, 11 en Lleida, 8 en Tarragona, 7 en Barcelona y dos en Girona. Nuestra provincia se sitúa así a la cabeza de este delito ya que hay más arrestados que en Girona y Lleida juntos y los 42 tarraconenses capturados son un 23% del total mientras que la población de Tarragona es el 14% de la de Catalunya. El área entre Tarragona, Reus, Torredembarra y Altafulla es donde más pedófilos son descubiertos. En la última operación de la Policía Nacional, la ‘Carrusel’, hubo seis arrestos en Tarragona.‘Mi marido no ha hecho nada’Benjamín Blanco, Jefe de Sección de Investigaciones Tecnológicas y Delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual de la Policía Nacional en Catalunya, cuenta que «cuando accede a las páginas de pornografía infantil, el pedófilo se siente seguro, cree que no le van a pillar, que no deja rastro y su sorpresa es mayúscula cuando llegas a su casa para detenerle. Siente vergüenza, mucha vergüenza. La primera respuesta de su esposa es defenderle: ‘mi marido no ha hecho nada, es un ciudadano honrado’. La sorpresa es cuando encendemos el ordenador delante de ellos y, en presencia de la comisión judicial, abres los archivos. Muchas mujeres empiezan entonces a insultarlos. Algunos esposos luego no se han atrevido ni a volver a casa».En más de una ocasión, los abusos a niños que luego consumen los pedófilos los comete alguien del entorno familiar más próximo, incluso el propio padre. Blanco recuerda el caso de un hombre que obligaba a sus hijastros a realizar prácticas sexuales, las grababa con el móvil y luego las distribuía en la Red. «Cuando la mujer se enteró, casi se suicida», rememora.Comunicar esa salvajada a los familiares más próximos es uno de los hechos más duros para los propios agentes. «A veces tienes que enseñar las imágenes a la esposa del pedófilo y preguntarle si la niña que sale es su hija porque igual la intervención policial se produce un año, dos o tres después del abuso o el marido tiene el archivo desde hace siete años y no sabemos si es la niña. La única persona que la puede identificar es la pobre mujer y muchas se desmayan al ver las imágenes. Eso es muy duro._Son tragos que estamos acostumbrados a pasar».‘Has de soportar verlo’El responsable de la investigación de los delitos a través de la Red reconoce que la dureza de las imágenes les afecta personalmente. «Es muy degradante, asqueroso, de gente muy degenerada. Hay imágenes con niños de un mes… Lo malo es que todas esas imágenes las tienes que visionar. Debes tener un estómago suficientemente fuerte como para soportarlo. Me tengo que fijar en los archivos, la ropa que lleva el pequeño, algún detalle de la foto, si hay un cuadro, de qué color son el armario o las sábanas… para poder identificarlos y saber si el abuso se produjo en la misma casa o no. Te vas a casa dándole vueltas a cómo pillar al individuo y las imágenes te rondan por la mente unos días».España es el segundo país del mundo en consumo y distribución de pornografía infantil, tras EEUU, y el primero de Europa que más se conecta a las páginas pornográficas. El 91% de los detenidos guardan imágenes de niños con más de diez años, un 40% con chicos menores de seis años y un 25% con bebés de menos de dos años.Blanco -que dirige dos grupos en Barcelona (uno de nueve agentes dedicado a la investigación de pedofilia y otro de siete, que combate otro tipo de delitos informáticos)- atribuye el aumento del 180% de detenidos en Catalunya no a que se haya disparado el número de pedófilos sino a que «la Policía tenía poca gente preparada para este tipo de investigaciones tecnológicas. Ahora se investiga más y con mejores medios con lo cual se descubren más delitos». Colaboración ciudadanaLa mayoría de investigaciones comienzan por el rastreo que hacen los policías expertos en la Red, pero otras muchas por la colaboración ciudadana. En 2007, sólo en Catalunya, la Policía Nacional recibió 7.000 emails denunciando páginas con pornografía infantil o con ofertas de vídeos de este tipo. «La colaboración ciudadana es fundamental», advierte Blanco. Se pueden realizar denuncias a través del mail barcelona.dtb@policia.esBlanco lanza una serie de preguntas: «¿Verdad que si sales de un banco y alguien te pide el número de la cuenta bancaria no se lo das? ¿Por qué lo haces si te lo piden en la Red? Hay que fijarse si esa página es segura. ¿Enseñas a tus hijos a caminar por la calle? Pues enséñales a navegar por Internet. Diles que nunca den sus datos. ¿A que no dejas a tus hijos pequeños solos en el parque? ¿Por qué los dejas solos ante el ordenador?». Blanco resume su mensaje en dos consejos «No hagas en Internet lo que no harías en la vida real. Aplica el sentido común».